De De modo que esto es la muerte
(Lengua de Trapo, Madrid 2002):


«De modo que esto es la muerte es, además, un libro recorrido por una fina ironía y un ácido sentido del humor, a veces con una fuerte dosis de crítica, a veces con un verdadero gusto por la broma y la risa simpáticas. También el sexo y negritud asoman a estas páginas. Menéndez retoma así, otorgándole visos novedosos, una de las características más deslumbrantes de la extraordinaria narrativa cubana.Narrados en primera persona, estos relatos gozan de una magnífica escritura, de un lenguaje severo y pleno de riquísimos matices. El resultado es un libro interesante y más que prometedor» (Luis de la Peña, La Razón).

«Ronaldo Menéndez ha escrito una espléndida colección de relatos que demuestra que la literatura latinoamericana última está dando, a contrapelo de su crítica escéptica y socarrona, obras indispensables como ésta» (Ivan Thays).

«Por los temas que elige, la estética de Menéndez es la de los horrísono, una suerte de humor trágico que bien podría tener antecedentes en la técnica del esperpento de Valle-Inclán, en algunos cuentos de Edgar Allan Poe o Dostoievski; es decir, en la literatura que se regodea en el mal morbosamente para socavar cualquier tipo de conmiseración frente a la realidad que trata de representar [...] Si he comprendido bien, la muerte es para Ronaldo Menéndez la deshumanización, la depravación a la que se entrega el ser humano en una sociedad injusta y condenada a vivir en la miseria, e indaga hasta lo grotesco en esas abyecciones para estimularnos a buscar lo opuesto de lo narrado; Cuba al fondo» (Arturo García Ramos, Blanco y negro cultural).

«Hay un cuento en este volumen que es una verdadera joya, una maravilla, una alucinación. Se titula Carne y no deben dejar de leerlo porque desasosiega, estremece, sobrecoge […] Si un escritor es lo que lee, parafraseando a los antropólogos, Ronaldo Menéndez es un
devorador de filosofía, ética, sociología y
—por supuesto— literatura, y el resultado es un conjunto de extraordinarios cuentos»
(F. I. C., Renacimiento).


«Los nueve relatos en los que salta a la vista la madurez y sabiduría literaria del escritor son otros tantos asedios a constantes de la vida cubana de las últimas décadas: el hambre, el exilio, la servidumbre y trampa del sexo, el mecanismo de delación política, el oscuro y violento mundo de la santería o la inventiva de fórmulas para sobrevivir. Temas recurrentes de la literatura cubana como reflejos de una realidad cotidiana difícilmente soportable, que adquieren otra luz en el relato» (Luis Alonso Girgado, Cuadernos del Sur, Diario de Córdoba).

«Duro pero divertido. Ronaldo Menéndez busca la paradoja y te encuentras sorpresas a cada vuelta de página» (Europa FM).

«Es una colección de cuentos crueles, ocho historias esperpénticas, cuyos protagonistas viven el hambre y la traición en una Cuba bastante miserable» (Diario de Navarra).